domingo, 28 de abril de 2013

Tipos de comunicación entre células


De acuerdo a la manera como llegan a interaccionar la señal y su receptor podemos diferenciar fundamentalmente tres tipos de comunicación entre células:
  • Comunicación directa
  • Presentación de señales
  • Secreción de señales

    Comunicación directa

    Las células que están en contacto poseen las llamadas uniones comunicantes o uniones ‘gap’ (gap junction). Estas uniones se forman al coincidir unas proteínas hexaméricas que atraviesan la membrana (proteínas transmembrana) llamadas conexones entre dos células adyacentes. Permiten el intercambio de moléculas de bajo peso molecular (<1000), por ejemplo: precursores de ácidos nucleicos y mediadores intracelulares (Ca2+ y AMPc).

    Presentación de señales

    La señal se expone al exterior sin que se libere, la interacción con el receptor requiere que las dos células contacten. Relacionado con el desarrollo y la respuesta inmune.

    Secreción de señales

    Implica la liberación al exterior celular de la molécula señal.

    Secreción paracrina

    Aunque no haya contacto entre las células implicadas, estas se encuentran cerca la una a la otra, en el mismo tejido u órgano.
    Un tipo de señal paracrina especial por su sofisticación lo constituyen las uniones sinápticas.
    Sinapsis química: En ellas intervienen las neuronas que reciben un impulso nervioso que es transmitido por su axón y al llegar al terminal nervioso se desencadena un proceso para liberar unas señales, llamadas en este caso neurotransmisores, que son vertidas al espacio sináptico (50 nm) y luego captadas por las células diana.
    La comunicación paracrina es la que se produce entre células que se encuentran relativamente cercanas, sin que para ello exista una estructura especializada como es la sinapsis, siendo una comunicación local. La comunicación paracrina se realiza por determinados mensajeros químicos peptídicos como citocinas, factores de crecimiento, neurotrifinas o derivados del ácido araquidónico como prostaglandinas, tromboxanos y leucotrineos. Tambien por histamina y otros aminoácidos.
    La comunicación paracrina es la que se realiza cuando se produce una hemorragia por rotura de un vaso sanguíneo, que para producir la hemostasia, intervienen diferentes tipos de células como las células endoteliales, las plaquetas, los fibroblastos, los macrófagos, etc. El mismo tipo de comunicación celular es el que ocurre durante la inflamación local.

    Secreción autocrina

    Las células implicadas, célula emisora y célula receptora, pertenecen a un mismo tipo celular, por lo que las señales liberadas, además de a otras células cercanas, también afectan a la propia célula secretora de la señal.
    La comunicación autocrina o auto comunicación es la que establece una célula consigo misma. Este tipo de comunicación es el que establece la neurona presináptica al captar ella misma en sus receptores celulares, los neurotransmisores que ha vertido en la sinapsis, para así dejar de secretarlos o recaptarlos para reutilizarlos. Muchas células en crecimiento como las células del embrión o las células cancerosas producen factores de crecimiento y los receptores para esos mismos factores de crecimiento y así perpetuar su proliferación, controlada en el caso del embrión y descontrolada en el caso del cáncer.
    Secreción endocrina

    Es la mejor conocida. La molécula señal recibe el nombre de hormona.
    No siempre es clara la separación entre estos tipos de secreciones.
    • La somatostatina u hormona del crecimiento en la mucosa duodenal actúa como señal paracrina y como hormona.
    • Las catecolaminas, adrenalina y nor-adrenalina (epinefrina y nor-epinefrina) puede ser neurotransmisores y hormonas.
    • El EGF (Epidermal Growth Factor = Factor de crecimiento epidérmico) es sintetizado como señal de presentación como proteína integral de membrana, puede sufrir el ataque de proteasas que la convierten en factor soluble paracrino.
      Receptores

      Las células blanco responden a una señal enviada por otra célula. Esta señal es captada por receptores presentes en la célula blanco que reconocen y se unen de manera específica a una molécula señal. Los receptores son proteínas que dentro de su estructura poseen un sitio de unión exclusivo para un tipo de molécula señal.
      Según su localización en la célula los receptores pueden clasificarse en dos tipos:

      Receptores intracelulares: Son proteínas que se ubican en el citoplasma o en el núcleo. Se unen a moléculas señal  liposolubles que pueden difundirse con facilidad a través de la membrana plasmática. La unión entre receptor y la molécula señal forman un complejo que interactúa directamente en los genes, regulando su expresión. Hormonas lipídicas como la progesterona, el estrógeno y la testosterona se unen a receptores intracelulares de la célula blanco. 
      Receptores de superficie celular: Son proteínas transmembrana ubicadas a lo largo de la membrana plasmática. Principalmente fijan moléculas señal  hidrosolubles, es decir, que no pueden difundirse a través de la membrana de la célula. Hormonas peptídicas como la insulina, neurotransmisores y factores de crecimiento se unen a este tipo de receptores.
      Cada uno de estos mecanismos de señalización permite mantener una homeostasis en el cuerpo que favorece su salud e integración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada