sábado, 25 de junio de 2011

Sistema nervioso autónomo

El corazón, pulmones, tubo digestivo y otros órganos internos están inervados por un sistema especial de nervios periféricos llamado colectivamente sistema nervioso autónomo, compuesto a su vez de dos partes: el simpático y el parasimpático. Este sistema autónomo consta únicamente de nervios motores, y se diferencia del resto del sistema nervioso por diversos caracteres. El cerebro no tiene dominio voluntario sobre ellos, o sea que no podemos modificar a voluntad el ritmo cardíaco ni alterar la acción de los músculos del estómago e intestinos. Otro característica importante del SNA es que cada víscera y órgano interno reciben una doble inervación, simpática y parasimpática, de función antagónica, pues si unos nervios aceleran la actividad de una parte, los otros la deprimen.


Otra particularidad del sistema autónomo es que los impulsos motores llegan al órgano efector desde el encéfalo o médula, no por una simple neurona, como en otros sectores del organismo, sino a través de relevos formados por dos o más neuronas. El cuerpo celular de la primera neurona de la cadena denominada neurona preganglionar, está localizado en el encéfalo o médula espinal; el de la segunda neurona, neurona posganglionar se encuentra en un ganglio fuera del sistema nervioso central. Los cuerpos celulares de las neuronas posganglionares de los nervios simpáticos están próximos a la médula espinal, en tanto los del sistema parasimpático están próximos, o incluso en el interior, de los órganos que inervan. Las fibras aferentes de los órganos internos entran al sistema nervioso central junto con las fibras somáticas.

Sistema simpático

Está compuesto por los tubos laterovertebrales a ambos lados de la columna vertebral. Conecta con los nervios espinales mediante los ramos comunicantes, así, los núcleos vegetativos medulares envían fibras a los ganglios simpáticos y estos envían fibras postganglionares a los nervios espinales. La acción se ejecuta con un brazo aferente y otro eferente, mediante un arco reflejo.

Brazo eferente: Se origina en las astas laterales de la médula espinal, tiene carácter simpático y circula a través de la raíz anterior, luego abandonando esta raíz van a los ganglios simpáticos, a través de las ramas comunicantes blancas. Del ganglio simpático salen fibras postganglionares:
- Unas tras hacer sinapsis en el ganglio simpático vuelven hacia el nervio raquídeo, este tronco se llama «ramo comunicante gris». Al acompañar al nervio raquídeo llega a todas las estructuras.
- Otras se dirigen acompañando a los vasos y junto con ellos alcanzan los territorios que inervan. Son los ramos perivasculares.
- Por último están los fascículos o nervios esplácnicos o viscerales, se distribuyen por las vísceras.
Brazo aferente: las fibras viscerales atraviesan la cadena simpática, mediante el ramo comunicante blanco, y llegan al nervio raquídeo. El cuerpo de la neurona está en el ganglio raquídeo, terminando en las astas posteriores.
- Las neuronas intercalares cierran este arco, conectando las astas posteriores con las laterales. 


Sistema parasimpático

El sistema nervioso parasimpático es el que controla las funciones y actos involuntarios. Los nervios que lo integran nacen en el encéfalo, formando parte de los nervios craneales, motor ocular común, facial, glosofaringeo y vago. En la médula espinal se encuentra a nivel de las raíces sacras de S2 a S4.
Se encarga de la producción y el restablecimiento de la energía corporal.
El neurotrasmisor de este sistema en las neuronas pre y postganglionares es la acetilcolina (neurotransmisor endógeno). Los centros nerviosos que dan origen a las fibras preganglionares del parasimpático están localizados tanto en el encéfalo como en el plexo sacro en la médula espinal. Estas fibras nerviosas se ramifican por el territorio de algunos nervios craneales como el nervio facial o nervio vago o por los nervios pélvicos en el plexo sacro. 


El sistema nervioso parasimpático tiene dos tipos de neuronas:

Neuronas centrales o preganglionares

Están cerca de un núcleo cerebro-espinal, mientras que su cilindroeje sigue a un nervio raquídeo o craneal y llega a los ganglios periféricos, donde pueden establecer sinapsis o bien lo hacen en el interior del órgano efector parasimpático. Las fibras preganglionares son largas, mientras que las antiganglionares son cortas (contrariamente al simpático). Las fibras del sistema nervioso parasimpático no forman fascículos y no pueden ser seguidas, excepto el vago y nervios pélvicos.

Neuronas periféricas o postganglionares

Son neuronas cuyo cuerpo se localiza en el ganglio nervioso que se sitúa en el mismo órgano diana, y el axón que origina es muy corto porque actúa en este órgano. Y ahí es donde liberan la acetilcolina (Ach). La Ach, en el sistema nervioso autónomo parasimpático se libera tanto en los espacios sinápticos preganglionares como en los espacios posganglionares y aquí actúan en el órgano diana.

Trabajo Práctico Nº 4

Sistema Nervioso Periférico y Autónomo

Completar los siguientes cuadros.


 Simpático
 Parasimpático
Pupila


Salivación


Glándulas sudoríparas


Latido cardíaco


Bronquios


Actividad digestiva


Vejiga



 Nervio
 Origen
 Efectores inervados
 Sensitivo
 Motor
 Mixto
 Olfatorio





 Óptico





 Motor ocular común





 Patético





 Trigémino





 Motor ocular externo





 Facial





 Auditivo





 Glosofaríngeo





 Vago





 Espinal





 Hipogloso






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada